La proteína de suero de leche en polvo o whey protein es de un muy alto valor nutricional por sí misma ya que contiene todos los aminoácidos y es una proteína de alta absorción y biodisponibilidad. Es decir, se absorbe muy bien y es sumamente popular en el ámbito deportivo para aumentar o preservar masa muscular.

Sin embargo, la industria está llena de trucos y no todas las proteínas en polvo contienen lo mismo ni son seguras.

Te vamos a dar algunos tips para saber cuáles son los focos rojos para alejarte de productos de proteína en polvo que no contienen de entrada lo que una proteína en polvo de buena calidad debería asegurarte.

Podrías  encontrar con proteínas en polvo que enlistan el valor de proteína que contienen pero toman en cuenta en ese valor aminoácidos aislados para ese conteo. Es decir, el contenido de proteína debe de provenir del suero de leche (o podría ser del caseinato de calcio también) o incluso ser de origen vegetal. Sin embargo, los aminoácidos aislados también aportan Nitrógeno en un conteo que se utiliza al verificar la cantidad de proteína de un producto: llamado “Nitrogen spiking”. Estos aminoácidos aislados no son proteínas completas. Al final estarás consumiendo un producto con menor cantidad de proteína de lo que realmente dice la etiqueta.

La realidad es que un producto podría tener aminoácidos como taurina o glicina agregados y en esa prueba salir el valor total de proteína (mediante la medición del valor de Nitrógeno) como proteína total y no se puede saber. Por ello es importante buscar marcas de compañías reconocidas.

Por ejemplo si ves proteínas que tienen extra bcaa´s, creatina, glutamina o beta alanina podría ser un indicador de un foco rojo ya que son productos que contienen nitrógeno pero que podrían estar siendo tomados en cuenta como parte de la cuenta total de proteína de tu producto.

También si son proteínas que contienen ingredientes “quemadores de grasa” como CLA, té verde (a menos que ese sea el sabor) o carnitina es otro foco rojo porque probablemente  sean proteínas con esos ingredientes que parecen atractivos pero que le quitan contenido proteico a tu producto, cuando al final originalmente lo que deseas es un suplemento de proteína.

Otro foco rojo podría ser un producto de una empresa que no certifique sus productos con sellos de calidad. Debido a que la industria de los suplementos es tan grande y tan popular hay demasiados productos en el mercado y no sabemos qué es bueno y seguro y qué no.

Definitivamente un foco rojo son proteínas de empresas que produzcan u ofrezcan sustancias prohibidas o denominadas dopaje por lo que es bueno reconocer empresas con sellos de calidad.

Algo muy importante a considerar es que excederse en la cantidad de proteína necesaria para la ingesta diaria podría ser perjudicial para la salud. Por lo que si planeas consumir proteína en polvo más de una vez al día, recuerda antes consultarlo con un nutriólogo o médico experto en el tema.