Desde un chocolate hasta una manzana, cuando se consume un alimento, éste llega a nuestro sistema digestivo y entra en contacto con los microbios intestinales. Estos microorganismos alojados en nuestros intestinos influyen en cómo nuestro organismo procesa los alimentos y a su vez, los alimentos pueden alterar la comunidad microbiana alojada en nuestro interior. Esta interacción dieta-mi